14 años del huracán Stan (Galería)

Este 4 de octubre se cumplen 14 años del paso del huracán Stan por el estado, un acontecimiento que dejó a 41 municipios afectados, y provocó el desbordamiento de más de 80 ríos y numerosos daños materiales.

En total, el fenómeno, de categoría 1, causó la muerte a unas 2.000 personas en varios países Centroamérica aunque, posiblemente, el número total de fallecidos nunca se conocerá.

Catorce años después de lo ocurrido, se continúa recordando el huracán, mientras que las consecuencias del mismo todavía son evidentes.

El presidente de la sociedad civil de damnificados, Carlos Tapia Ramírez, señaló que en Chiapas todavía hay una deuda pendiente con los damnificados.

«Los damnificados todavía recuerdan la devastación de ese 4 de octubre de 2005 (…) Los ríos fueron saliendo de su cauce y arrasaron con todo lo que encontraron a su paso, llegando a modificar la geografía mexicana».

En la actualidad, las tareas de prevención y los protocolos frente a huracanes se han fortalecido y existe un esquema de protección para la población.

Tras el paso del fenómeno natural, se inició un proceso de reconstrucción. Entre las labores, se incluyeron el proceso de encauzamiento de los ríos, la construcción de puentes y carreteras y la reubicación de algunos poblados.

Chiapas es el primer estado en el país que tiene un sistema de alerta temprano para lluvias adaptado a sus condiciones geográficas.

La tormenta tropical que causó el huracán fue relativamente fuerte y dejó inundaciones y desprendimientos en los países centroamericanos de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y México.

El huracán que se originó después, bautizado bajo el nombre de ‘stan’ y de categoría 1, se convirtió en uno de los más devastadores de la región, dejando más de 2.000 muertos.

Los territorios más afectados fueron Guatemala y El Salvador, países donde se produjo el mayor número de fallecimientos. No obstante, México fue el que sufrió más daños en sus infraestructuras, con más de 2.500 viviendas arrasadas.

notinucleo.com