El suicidio mata a mas niños que la violencia

Los accidentes de tráfico, el suicidio y en tercer lugar la violencia. Esas son las tres causas que más muertes provocan en el mundo entre jóvenes varones de los 15 a los 29 años, según cifras que maneja Unicef y la Organización Mundial de la Salud.

Para las mujeres, entre 15 y 29, el suicidio también es la segunda causa de muerte, después de los problemas derivados del parto y el aborto.

Si hay campañas de concienciación para quienes conducen y a favor de la paz, las tasas tan altas de autolesiones, suicidio y ansiedad entre menores y jóvenes han alertado tanto a ambas organizaciones que han decidido reunirse con algunos de los principales expertos en el mundo para abordar esta amenaza creciente en el que fue el primer foro sobre salud mental, celebrado entre el 7 y el 9 de noviembre en Florencia (Italia).

Este evento se enmarcó en Leading Minds, una nueva serie de conferencias para visibilizar algunos de los asuntos que más afectan a esta población en el siglo XXI, y forma parte de las celebraciones en torno al 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño del proximo 20 de noviembre.

“Demasiados niños y jóvenes, tanto pobres como ricos, en todos los rincones del mundo, están experimentando enfermedades mentales. Esta crisis inminente no entiende de fronteras ni de límites. La mitad de los trastornos mentales empieza antes de los 14 años, así que necesitamos estrategias urgentes e innovadoras para prevenirlos, detectarlos y en caso necesario tratarlos, a una edad temprana”, aseguraba Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef, que en la conferencia de inauguración en Florencia adelantó que El estado mundial de la infancia 2020 se dedicará exclusivamente a la salud mental de los más jóvenes. La depresión afecta a 264 millones de personas en todo el mundo y más del 20% de los adolescentes sufre trastornos mentales, según la OMS.

Un suicidio cada 40 segundos

El tiempo que se emplea en sacar dinero de un cajero o la duración de dos anuncios de televisión es lo que tarda una persona en suicidarse: cada 40 segundos alguien se quita la vida. Unas 800.000 personas al año, más que la suma de homicidios y muertes causadas por guerras. 40 segundos para actuar fue el título de la campaña promovida por la OMS para el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebró el pasado 10 de octubre. Alrededor del 15% de los adolescentes de países de ingresos medios y bajos se lo han planteado. “Muchas de estas muertes son fácilmente evitables, porque muchos de los problemas que sufren los adolescentes se pueden prevenir”, asegura George Patton, catedrático de Salud Mental en la Adolescencia de la Universidad de Merlbourne (Australia) y también invitado al foro de salud mental en Florencia.

El plan de acción de la OMS desde 2013 hasta 2020 establece el objetivo de reducir la tasa de suicidios en un 10%, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que establece la meta de reducirla en un tercio hasta 2030. El estigma y el tabú siguen existiendo alrededor de este tema en concreto, y de la salud mental, en general, y este es uno de los principales problemas a la hora de tratar depresiones o alteraciones mentales. “El trabajo de sensibilización hay que llevarlo más allá y apostar por una mayor educación”, explica Patton.

Más educación y mayor conocimiento de la población es por lo que apostó Victor Ugo en Nigeria, un país de 196 millones de habitantes, pero con solo 150 psicólogos. Este médico doctorado en Salud Mental por la Kings College London, de 29 años, creó en 2016 la iniciativa MANI, que aconseja, asesora y escucha a personas con trastornos mentales y depresión en Nigeria a través de Whatsapp, un teléfono que funciona las 24 horas del día desde 2017 y una red amplia de voluntarios. Ugo era un estudiante de medicina cuando le diagnosticaron una depresión y su plataforma fue una respuesta a la falta de apoyo a la salud mental en su país.

“Hay que normalizar que se hable de depresión y problemas mentales para que la gente no sienta miedo a la hora de buscar ayuda”, explica Ugo, otro de los expertos invitados en Florencia. “La adolescencia es una etapa crucial en la vida de una persona. Las consecuencias de no solventar los problemas mentales en esta época pueden impactar negativamente en los adultos, que no podrán desarrollarán su potencial plenamente”, asegura. Su plataforma ha ayudado a más de 15.000 personas en Nigeria en sus más de dos años de vida.

notinucleo.com