fbpx
Home Cultura Reggae, patrimonio inmaterial de la humanidad

Reggae, patrimonio inmaterial de la humanidad

Hace 50 años que el reggae nació en Jamaica como forma de protesta de los grupos marginados, primordialmente del occidente de Kingston, y hasta la fecha sigue siendo un medio de reflexión sobre la injusticia, la resistencia y el amor que se vive en la isla a todos niveles. El 29 de noviembre fue incluido en la lista de Patrimonio Cultural Intangible de la Unesco, por ser parte de una tradición viva heredada y porque su importancia radica en la transmisión de saberes a las futuras generaciones.

El organismo señaló que el reggae jamaiquino “conserva intactas toda una serie de funciones sociales básicas de la música como vehículo de opiniones sociales, práctica catártica y loa religiosa, y sigue siendo un medio de expresión cultural del conjunto de la población”.

El reggae apareció como género en Jamaica a finales de los años 60, claramente influenciado por el jazz y el rhythm & blues afroestadunidenses pero originado por el desarrollo de los ritmos ska y rocksteady de los 50. A la par vino el rastafarismo, movimiento espiritual surgido en África y desarrollado en la isla caribeña, tras la coronación de Haile Selassie I como rey de Etopía, en 1930. La teología rastafari se desarrolló basada en las ideas del activista político Marcus Garvey, quien luego de viajar por Londres y Nueva York, regresó para instar a los afroamericanos a volver al continente negro orgullosos de su color de piel y raíces. Con ese mensaje, ganó miles de adeptos.

El movimiento rastafari se difundió en el mundo principalmente por el éxito de Bob Marley en los años 70; se basa en la creencia de que los negros son el pueblo elegido de Dios. Es una religión exocéntrica y sus ceremonias se componen de cantos, sonidos de tambores y meditaciones para llegar a un estado elevado de espiritualidad, ligado al consumo de mariguana.