fbpx
abusos de sacerdotes

El Vaticano reiteró este lunes su oposición al aborto en vísperas de que Francia vote una reforma para proteger explícitamente en su Constitución el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

En la era de los derechos humanos universales, no puede existir un ‘derecho’ a suprimir una vida humana”, afirmó en un comunicado la Academia Pontificia para la Vida, el organismo del Vaticano que se encarga de las cuestiones de bioética, apoyando la postura que sostienen los obispos franceses.

El organismo, fundado por el papa Juan Pablo II, “hace un llamamiento a todos los gobiernos y tradiciones religiosas para que hagan todo lo posible para que, en esta fase de la historia, la protección de la vida se convierta en una prioridad absoluta”.

Las situaciones particulares de la vida y los contextos difíciles y dramáticos de nuestra época deben ser tratados sobre la base de un derecho que ante todo trate de proteger a los más débiles y vulnerables”, añadió.

Un Congreso extraordinario, que reunirá a ambas cámaras del Parlamento francés en Versalles, acogerá el lunes la votación para incluir el derecho al aborto en la Constitución del país.

Si la medida se aprueba, Francia se convertirá en el primer país en proteger explícitamente en su carta magna la “libertad garantizada” de las mujeres a abortar.