fbpx
chinos

Millones de chinos emprendieron el jueves viajes hacia sus lugares de origen para celebrar las vacaciones del Año Nuevo Lunar, una situación que “preocupa” al presidente Xi Jinping por la propagación del covid-19 en las zonas rurales. Las autoridades chinas prevén que se realizarán más de 2 mil millones de viajes en un período de 40 días entre enero y febrero en China, en uno de los mayores desplazamientos masivos de personas en el mundo.

La llegada a las zonas rurales de decenas de millones de residentes de las ciudades, donde se ha propagado ampliamente el coronavirus, hace pensar que los contagios aumentaran en los pueblos, con pocas infraestructuras sanitarias. Este jueves, las principales estaciones de tren de Beijing y Shanghái estaban abarrotadas. Varios viajeros contaron lo contentos que estaban de pasar las fiestas con sus familias.

Otros no habían viajado a sus regiones de origen desde hacía años. Otros viajeros se mostraron más preocupados por la pandemia, como dos mujeres que llevaban trajes completos de protección contra el virus.