Cuotas de padres de familia siguen en pie, pese que el regreso a clases es virtual

De toda la vida han sido duramente cuestionadas las cuotas de padres de familia en las escuelas públicas, por tres razones fundamentales:

La primera porque en reiteradas ocasiones la propia autoridad ha señalado que no son obligatorias.

La segunda porque los directores de las escuelas y quienes administran el dinero, se han negado a trasparentar el destino final de ese recurso.

Y tres, porque durante años, muchos niños han sido violentados en sus derechos por los propios directores de escuelas quienes han permitido condicionar el ingreso de un alumno de escasos recursos a cambio de esas cuotas al grado tal, que se han dado el lujo de exhibir a aquellos estudiantes con sus nombres publicados en cartulinas a las afueras de las escuelas.

Todo esto sale a colación, porque en los últimos días, padres de familia han denunciado públicamente que en medio de la pandemia, algunos directores de planteles ya les mandaron a decir que tienen que entrarle con ese dinero, caso contrario, se les negara el acceso a la escuela, cuando ni siquiera ha iniciado el ciclo escolar y cuando el curso escolar se llevara a cabo en línea en tanto no tengamos en verde el semáforo epidemiológico… Luego entonces nosotros nos preguntamos ¿A qué están jugando algunos de los encargados de las escuelas, acaso están temerosos de que se les acabe su jugoso negocio?