Home Perfiles de Opinión Perfil de opinión, sábado 24 de diciembre

Perfil de opinión, sábado 24 de diciembre

Hoy es Nochebuena y mañana Navidad…

 

Según la tradición, el nacimiento de Jesús tuvo lugar un 25 de diciembre; por lo tanto, navidad se define como “fiesta cristiana” que conmemora el nacimiento del hijo de Dios.

 

Sus antecedentes se encuentran en las fiestas romanas que se celebraban a finales del año, aproximadamente en la época del solsticio de invierno cuando los días empiezan a alargarse en el hemisferio norte.

 

Estas celebraciones eran en honor a Saturno, dios de la agricultura y se combinaba con los dioses solares: el romano sol y el persa mitra.

 

Pero aquellas fiestas empezaron a “cristianizarse” en el año 350 cuando el papa julio i, designó el 25 de diciembre como el día del cumpleaños de Jesús.

 

Desde entonces la comunidad cristiana en el mundo, llámese católicos o evangélicos, cuyo fundamento de fe es el nuevo testamento, festeja este acontecimiento, con pequeñas variantes, según su propia doctrina,  año con año.

 

Después se sumarían las leyendas de los Reyes Magos, Santa Claus, el árbol navideño, la costumbre del intercambio de regalos, etcétera, etcétera, que se decretaron más por  motivos comerciales que como creencia religiosa.

 

Lo que no puede negarse es que hoy es un día de alegría, generosidad y adoración verdadera. Es día de buenos deseos hacia el prójimo, de reconciliación y convivencia familiar.

 

Para otros, son fechas de nostalgia y tristeza o recuerdos agradables, según la infancia que cada quien le haya tocado vivir.

 

Sin embargo, es necesario tener presente que, independientemente de la forma en que cada quien celebre el nacimiento del mesías, los excesos como el uso de juegos pirotécnicos sin tomar las precauciones debidas y el abuso en el consumo de alcohol, siempre tendrán consecuencias fatales.

 

Hoy más que nunca, la armonía que reine en nuestros corazones y el auto cuidado, serán la  mejor fórmula para pasar una: “noche de paz… noche de amor…”

 

Hasta el siguiente comentario.