Subastan 800 artículos de Amy Winehouse, a 10 años de su muerte

Los padres de Amy Winehouse, Mitch y Janis, desean, con esta venta, preservar “la herencia y la memoria” de su hija y recabar fondos para su fundación de ayuda a los jóvenes que sufren adicciones a la droga y al alcohol.

PROCESO .- A una década de su muerte, los padres de Amy Winehouse decidieron subastar todas las pertenencias y objetos personales de la cantante británica, incluido el vestido que portó en su último concierto en Belgrado en 2011.

Según la información difundida por la agencia AFP, la casa de subastas Julien’s de Nueva York expone desde ayer lunes más de 800 prendas de vestir, como vestidos, corpiños, pantalones, shorts, zapatos, ropa interior, gafas, instrumentos de música, libros y discos valuados entre 1 y 2 millones de dólares.

Todo ello se pondrá a subasta en Beverly Hills los días 6 y 7 de noviembre entrantes.

“Es difícil organizar una subasta con los padres de una hija fallecida”, dice Martin Nolan, director de la empresa Julien’s al presentar a la AFP la colección de objetos personales de la cantante británica, que falleció el 23 de julio de 2011 en Londres, a los 27 años, tras un consumo masivo de alcohol.

“El asunto ha sido muy sensible y le ha llevado tiempo aceptar dar (los objetos) tras darse cuenta de que los fans, museos, coleccionistas del mundo entero querrían poseer estos artículos”, explica Nolan.

Según él, los padres de Amy Winehouse, Mitch y Janis, desean, con esta venta, preservar “la herencia y la memoria” de su hija y recabar fondos para su fundación de ayuda a los jóvenes que sufren adicciones a la droga y al alcohol.

La artista británica, que obtuvo varios premios con su álbum “Back to Black” en 2006, nunca ocultó sus experiencias personales de dependencia del alcohol y de las drogas en sus canciones impregnadas de jazz y soul.

Su último concierto en junio de 2011 en Belgrado marcó a sus fans cuando salió completamente borracha al escenario y fue abucheada por un público enojado que en parte se fue de la sala. La gira fue anulada y Amy Winehouse falleció un mes más tarde.

Esa noche, la cantante llevaba un vestido mini verde y negro de seda con motivos florales y bambú diseñado por su estilista de cabecera Naomi Parry. El vestido tiene un precio de venta de 15 a 20 mil dólares.

“Toda la ropa representa a Amy, una compositora fantástica, pero también un icono de la moda”, dice Nolan.

Al igual que otros músicos como Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Kurt Cobain, Amy Winehouse integra el tristemente célebre “club 27” de artistas fallecidos a los 27 años.