El COVID-19 explota la vigilancia débil, el mal gobierno y la falta de educación en América Latina

América Latina aún no ha llegado al pico de los contagios de coronavirus y varios países presentan “tendencias preocupantes”, aseguró este lunes la Organización Mundial de la Salud durante su conferencia de prensa habitual.

En muchos países se ve todavía una alta transmisión comunitaria, por lo que los especialistas de la Organización creen que la epidemia seguirá evolucionando y no ha llegado al pico.

“Muchos países experimentaron entre 25% y 50% de aumentos en casos en la última semana, lo que significa que en muchos países en América Central y del Sur y en las Américas en general están sufriendo transmisión comunitaria sostenida y el viaje para ellos hacia el pico todavía no llega, no han alcanzado niveles bajos de transmisión”, explicó el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan.

Aseguró que por lo tanto es probable que haya un nivel sostenido de casos, así como más muertes en las próximas semanas.

“Tratar de predecir cuántos no ayuda en este momento. Le reiteramos a los países que debe existir un enfoque integral de todo el Gobierno y toda la sociedad, así como una comunicación muy clara con los ciudadanos sobre las medidas que tienen que tomar para protegerse. También debe haber una inversión sostenida en el sistema de salud pública y la capacidad para aislar, hacer test y rastrear casos y contactos”, explicó.

El virus responde a las medidas que se tomen

El experto añadió que será muy difícil sacar a los países de la pandemia a menos que se logren tomar esas medidas de salud pública.

“Si no tenemos esas capacidades, pues la idea de alargar las medidas de confinamiento no puede ser excluida. Realmente nadie quiere volver a esto, pero la única manera en algunas circunstancias es una inversión muy agresiva en la capacidad para detectar casos, poner a sus contactos en cuarentena, y mantener a las comunidades incluidas y sin coerción para apoyar las medidas del Gobierno, en un ambiente de confianza”, aseguró.

el virus no actúa solo, sino que explota la vigilancia débil, el mal gobierno.

Preguntado por cuándo se alcanzará el máximo de contagios en la región, Ryan dijo que es muy difícil predecir, pero insistió en que el virus no actúa solo, sino que explota la vigilancia débil, el mal gobierno, y la falta de educación de las comunidades.

“Esos son los problemas que tenemos de abordar, si lo hacemos los números van a bajar, esto es lo que ha pasado, esa es la realidad de esta pandemia. Los números reaccionan a la respuesta. No hay magia ni hechizos, no podemos adivinar cuándo va a terminar. Tenemos que actuar a todos los niveles y usar los recursos disponibles. Miren a los países que han tomado acciones y contenido la enfermedad y encontrarán la respuesta», reiteró Ryan.  

El experto aseguró que la duración de la pandemia en la región está siendo influenciada en cada país por la densidad de la población, la existencia de megaciudades y bolsillos de pobreza donde pueden haber contagios que no se detectan, así como la respuesta en general.

“Nos preguntan mucho por el pico, y debemos dejar de predecir, porque los modelos que se han hecho no todas han coincidido por la realidad. Debemos concentrarnos en lo que los países pueden hacer para suprimir la transmisión y salvar vidas”, agregó la epidemióloga líder de la OMS.