fbpx
imss

Para el octavo mes de embarazo Ángeles Anahí empezó a sentirse fatigada, con alteraciones respiratorias e hinchazón en sus extremidades, por lo que acudió a consulta médica y fue derivada al servicio de Urgencias del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, “5 de Mayo”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde un equipo multidisciplinario le diagnosticó Preeclampsia una alteración de la presión arterial asociada con el embarazo que comprometía su salud y la de su bebé.

Pese a los esfuerzos de los médicos por controlar la presión de Ángeles Anahí, su sintomatología continuó agravándose, por lo que se tomó la decisión médica de adelantar el nacimiento de su bebé por medio de la realización de una cesárea, para evitar que desarrollara eclampsia, lo que le hubiera generado convulsiones, hemorragias, ruptura de membranas y otras alteraciones que podrían haber puesto su vida y la de su bebé en riesgo.

Una vez que la cesárea de emergencia concluyó el equipo médico multidisciplinario del IMSS resecó completamente el ovario y la trompa de Falopio del lado izquierdo, los cuales estaban completamente cubiertos por la tumoración que midió 35 por 25 centímetros, misma que ocupaba una gran parte de la cavidad corporal de Ángeles Anahí e impedía el crecimiento de su bebé.

A mediados del mes de enero, Ángeles Anahí originaria de Tuxtla Gutiérrez y habitante de la colonia La Fortuna, comenzó un tratamiento para combatir las alteraciones que el síndrome de ovario poliquístico le provocaba a sus 21 años.