Reino Unido guarda un minuto de silencio en el inicio del funeral del duque de Edimburgo

Reino Unido guardó este sábado un minuto de silencio en el inicio del funeral del fallecido príncipe Felipe, duque de Edimburgo.

PROCESO .- Reino Unido guardó este sábado un minuto de silencio en recuerdo del fallecido príncipe Felipe, duque de Edimburgo, en el inicio del funeral del consorte de la reina Isabel II que se celebra hoy, en la más estricta intimidad, en parte por las restricciones sobre el coronavirus.

Los servicios funerarios comenzaron con el primer traslado de los restos mortales del duque, fallecido el viernes de la semana pasada a los 99 años de edad, a la capilla de San Jorge, y en lo que se trata de la primera aparición en público de la monarca británica desde el deceso.

El ataúd fue introducido en la capilla, sobre los hombros del Jefe del Estado Mayor de Defensa, general sir Nicholas Carter, junto con los jefes del Ejército, las Fuerzas Aéreas y la Marina británica.

A continuación, el Arzobispo de Canterbury dará la bendición después de que el ataúd haya sido bajado a la Bóveda Real.

De acuerdo con las regulaciones de salud actualmente vigentes en Inglaterra, solo 30 invitados asistirán a la ceremonia, la mayoría de ellos miembros de la Familia Real. 

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció la semana pasada que se excusaría del evento para permitir la entrada de más familiares y allegados.

A la reina Isabel II la acompañan los cuatro hijos de la pareja, ocho nietos, la sobrina y el sobrino de la reina y tres de sus primos.

Además, acudirán los parientes alemanes del príncipe Bernhard, el príncipe heredero de Baden, el príncipe Donato y el príncipe Felipe de Hohenlohe-Langenburg. La condesa Mountbatten de Birmania, amiga cercana del príncipe Felipe, también asistirá al servicio.

Algunos de los cónyuges de los hijos y nietos de la reina se han incluido en la lista de invitados. Pero Meghan, duquesa de Sussex y esposa del príncipe Harry, no asistirá al funeral debido a su embarazo.