fbpx
Rosario Robles

Rosario Robles salió la noche del viernes, a las 22:45 horas, del penal de Santa Martha Acatitla tras pasar tres años en prisión, acusada de ejercicio indebido del servicio público.

A la extitular de la Sedesol y la Sedatu se le modificó la medida cautelar de prisión preventiva para que enfrente en libertad su proceso, relacionado con una supuesta omisión en el desvío de recursos públicos a través de convenios con universidades, que supuestamente llevaron a cabo sus subordinados durante el sexenio pasado.

Al salir del penal, afirmó que es inocente y agradeció a quienes han estado a su lado y han contribuido a hacerle justicia. “Sólo tengo un enorme agradecimiento a quienes aquí me cobijaron; también, y desde luego, al ministro (de la Suprema Corte) Arturo Zaldívar, porque gracias a él se visibilizó la situación de muchas otras mujeres”, dijo la exfuncionaria.

La FGR informó que, a solicitud de Robles, se valoró su estado de salud y un juez de control aceptó cambiarle la medida cautelar, aunque deberá firmar cada dos semanas y no podrá salir del país.

Han sido tres años de mucho aprendizaje, tres años en los que he vivido en carne propia la injusticia y la realidad de muchas mujeres”, agregó.

Señaló que estar en libertad “es una maravilla”, ya que el domingo es cumpleaños de su hija, Mariana Moguel.

Aunque el delito del que se le acusa no amerita, por norma, la prisión preventiva, la exfuncionaria fue encarcelada luego de que se presentó a la audiencia en la que fue vinculada a proceso, el 13 de agosto de 2019. Esa vez, el entonces juez de control consideró que podría fugarse, pues una licencia de conducir le fijaba un domicilio distinto al que reportó.